Ultraviolence


La idea principal de este blog es hacer un tributo a todas aquellas cosas que me gustan, me vuelven loca y me incentivan a escribir. Sería descontrolado hacer un único blog combinando la música, el cine, las series, libros, música y la moda. Por eso decidí separar en dos mis proyectos y tener dos espacios diferentes, para poder escribir sobre estos tópicos. Si antes era complicado tener un tiempo para escribir cuando iba al secundario, ni se imaginan lo que cuesta ahora entre la facultad y el trabajo. No obstante esto es lo que me apasiona y lo que tengo que ir aprendiendo a mejorar con el paso del tiempo. Que no publique aquí frecuentemente o en I’m politically correct, no quiere decir que no esté escribiendo ni pensando en lo próximo que voy a postear, solo que a veces no me da el tiempo físico para hacer todo lo que quisiera. Algún día voy a vivir de esto, de lo que me apasiona, y me voy a entregar completamente para llegar a ustedes con reseñas, críticas, y recomendaciones.



Hoy es el momento de inaugurar una nueva entrada, siendo la primera de este tema: música.  Mi recomendación del día es de un cd que compré hace un poquito más de una semana, y que esperé con muchas expectativas. ¿Lo mejor de todo? No me defraudó ni un poco. Pero antes de hablar específicamente del cd, quiero hacer una pequeña introducción personal sobre mi trayecto con este estilo, y sobre la cantante.

Si aquí hay algún lector que me sigue en twitter o instagram, deben sospechar que voy a hablar de Lana del Rey y que mi recomendación del día es Ultraviolence. Aunque para poder llegar a esto debo confesar que nunca fui muy fanática de Lana, lo más certero es admitir que no me gustaba para nada, su estilo y su voz, fueron dos tópicos importantes a los cuales me tuve que acostumbrar con mucho tiempo. Lo primero que me captó de ella fue su belleza, de hecho en mi blog de moda, recuerdo haber publicado acerca de ella acerca de su belleza exótica. Pero para llegar a su música, tuve que pasar un largo trayecto. “Young and beautiful” y “Once upon a dream” fueron dos detonantes con respecto a su trabajo y al respecto a mi oído. No me permito negar que no me gusten canciones de sus dos primeros cds, pero creo que me conecté más con ella y sus mensajes a través de Ultraviolence.

Bajo el sello de Universal Music Group hace pocas semanas salió a la luz este cd que, por lo menos en Argentina, llegó la versión estándar con once, maravillosas, canciones, llenas de sentimiento, letras para pensar, jazz para deleitarte y acompañarte en una noche de alguna que otra copa (o por qué no de tequila). Aparentemente los cuatros temas elegidos para ser sencillos del cd son “West coast”, “Shades of cool” (ambos ya con sus respectivos videos) y “Brooklyn baby” junto con “Ultraviolence”.

Les dejo abajo el video de shades of cool, una de las canciones que más efecto pegó en mi.

2 comentarios:

  1. Más allá de tener más de 6 años de carrera, recién ahora pude descubrir a Lana.
    No se si es tanto su melodía, o su lírica. Sencillamente su color de voz te puede incendiar vivo, o ahogarte en un mar de lágrimas.
    Las texturas de su caudal vocal, hace que todo suene a ella. Los dolores del mundo, el placer, la lujuria, el cansancio.
    Te pinta paisajes al oído, sin tener respiro ni forma de comprender el viaje...
    Definitivamente, una de las mejores voces del momento...

    Muy buena review!

    PD: El pueblo pide tu crítica de SKINS!

    Saluttes.

    ResponderEliminar
  2. Me fascina la voz de Lana.
    Me gusta la idea de tu Blog, es parecida a la mía.
    Voy a seguir dando vueltas por aquí

    ResponderEliminar