Reseña #12 // Superman: Hijo Rojo


“Superman: Red Son”, es un comic publicado entre Abril y Junio de 2003. En su momento se lo dividió en tres tomos, titulados como “El amanecer del hijo rojo (1º)”, “El zenit del hijo rojo (2º)” y “El crepúsculo del hijo rojo (3º)”.
¿De qué la va esta historia que le da una nueva vuelta de tuerca a la ya de por si extensa vida de Clark Kent? Aquí se juega con la idea de lo que sucedería si la nave que lo trajo de Krypton aterrizara en la Rusia comunista de Stalin, en lugar de Kansas.

Mark Millar se las ingenia para mezclar historia, humor, dolor, violencia (tiro, lío y cosha golda), todo en una sola historieta, que te logrará poner la piel de gallina. Superman es un héroe reivindicado mundialmente por ser el campeón de los obreros que lucha una batalla sin fin a favor de Stalin, el socialismo y la expansión internacional del Pacto de Varsovia”. Clarito como el agua.

Pese a seguir teniendo guiños muy yankees, lo interesante es ver como el enemigo aquí es nada más y nada menos que E.E.U.U.. El imperio norteamericano está obviamente encarnado por nuestro adorado Lex Luthor, quien hasta se roba cada viñeta, con sus excentricidades, y su intelecto y comicidad ácida. A modo de dato de color, pasan los años, el mundo se vuelve totalmente comunista bajo los regímenes (totalmente bondadosos) impuestos por Superman, salvo Estados Unidos y… Chile (!?).

La historia no solo es un ir y venir de ataques, insultos políticos y criticas sociales al mundo en el que vivimos hoy, denotando pobreza, vandalismo y abuso de poderes (cualquier parecido con la realidad es mera coincidencia). En el medio nos topamos con un Batman también nacido en Rusia, con un desafiante odio a Superman. Con una Mujer Maravilla que experimenta el caminar sobre la delgada línea que separa el amor del odio, en torno a nuestro protagonista. Con una Lois Laine, rebautizada como Lois Luthor (spot?). Y hasta con pequeñas apariciones de Oliver Queen (Flecha Verde), Iris West (esposa de Flash), el Dr. Sivana y Brainiac (ambos, supervillanos, aquí convertidos en servidores al Super Hombre.

El quilombete comienza alrededor de los años ´50, para terminar promediando el año 2000; incluyendo un prólogo futurista que termina de cerrar toda la idea de cómo es que Superman siempre va a ser Superman.

Para los amantes de los Comics hechos y derechos. Los buscadores de historias nuevas, y no solo siempre la misma trama de pelear contra un monstruito nuevo. Para los que saben apreciar un poco de política, historia, crítica y humor entre sus viejos ídolos. Definitivamente una apuesta muy fuerte por medio del emporio Marvel, que no puedo haber salido mejor.


Puntuación Khaleesi: 9/10 (y me quedo corto).


Escrito por Alejandro N.

No hay comentarios:

Publicar un comentario