Patas Arriba

Después de visitar el país de las maravillas, Alicia se metió en un espejo para descubrir el mundo al revés. Si Alicia renaciera en nuestros días, no necesitaría atravesar ningún espejo: le bastaría con asomarse a la ventana. Al comienzo del milenio, el mundo al revés está a la vista: es el mundo tal cual es, con la izquierda a la derecha, el ombligo en la espalda y la cabeza en los pies. 



Si son seguidores del blog hace un año (sí cumplimos un año… aww tenía que decirlo) sabrán que no manejo mucho la literatura latinoamericana, pero sí la británica y la estadounidense. Hace unas semanitas reseñé Lo que dicen tus ojos, de la escritora argentina Florencia Bonelli, y hoy para sorprender un poco y “romper estructuras” (créanlo o no es mi frase del día) vengo con una reseña sobre un escritor uruguayo: Eduardo Galeano. Él es conocido mundialmente por diferentes obras, entre las cuales tengo que destacar Las venas abiertas de América Latina (que quiero leer dentro de poco) y el libro que reseño hoy: Patas Arriba

No busquen una trama ligada a la ficción imaginaria, ya que este libro nos habla de la ficción que se transforma en realidad, como así también en la realidad que simula ser ficción, pero que sigue siendo una maldita realidad. Galeano te lleva por diferentes puntos de la sociedad anteriores al año 1998 (año en que se publicó el libro) de una forma global, irónica, burlesca, cuidadosa y al mismo tiempo impetuosa. Me encontré con un libro que tardé en leer no porque me aburriera, sino que tiene tanta información verificada, comprobada, alejada de la mentira, que hay que estar alerta y dispuesto a ver la otra cara de la vida. Es un libro crudo, sin pelos en la lengua, en donde debemos ser conscientes de que la ironía parece ser el segundo nombre de Galeano, ya que lo tiene bien ganado.

Educación, problemas sociales, economía, política e ideologías son tópicos fundamentales que nos habla de una sociedad de hace casi veinte años atrás, pero que pareciera no haber sufrido cambio alguno.  No todo es de color de rosa ni tampoco hay color blanco y gris. Vivimos en un mundo oscuro en donde lo que tendría que ser farsa y mentira es más verdadero que lo que quisiéramos. Patas arriba es el espejo de la corrupción, peleas de poder, peleas económicas y resultados sociales difíciles de entender, pero que dejaron una huella profunda en cada ciudad nombrada y en cada etnia. El trabajo de recolección de información que tiene este ejemplar literario es muy interesante de saber, estudiar y apreciar. Sin duda alguna, es algo diferente a lo que estoy acostumbrada a leer, que tuvo como consecuencia querer ir más allá de las otras obras del autor, porque me interesan los tópicos nombrados y la forma en que lleva el hilo de sus historias e investigaciones.

Si quieren escapar de la ficción, de lo maravilloso, de lo distópico  y de lo colonial, les recomiendo sin duda este libro, que en vez de ponernos patas arriba, nos pone los pies sobre la tierra y nos hace reflexionar un rato sobre el mundo en que vivimos y que en 20 años no pudo cambiar para mejor, sino para peor.


  • Puntaje para Patas Arriba: 9/10

5 comentarios:

  1. Mmmm, no creo que pruebe con él, porque a mi Las venas abiertas de América Latina no me gustó mucho, básicamente por el estilo tan agresivo del autor, que era totalmente parcial sobre el tema. Le cogí un poco de aversión XDD.

    Besooss!!

    ResponderEliminar
  2. Hola!
    Eduerdo Galeano es uno de esos autores que saca lo mejor y lo peor de mí. Aunque no concuerdo con muchas de sus ideas no puedo dejar de leerlo porque su manera de escribir y el trabajo que hay detras de cada una de su obras es ejemplar. Como escritor creo que es uno de los mejores de America Latina.
    Te recomiendo que leas El libro de los abrazos fue el primer libro que leí de él y siempre ando con ganas de releerlo.
    Cati-

    ResponderEliminar
  3. Hola! Que bueno que te animes a la lectura latinoamericana. Yo de a poco le fui perdiendo el miedo y aunque busco mucho antes de apostar por un escritor/a de mi país por lo general no me fallan.
    Besos!

    ResponderEliminar
  4. Hola!
    Parece un libro bastante interesante, pero no es mi tipo; tengo miedo de comprarlo y aburrirme. No soy de leer literatura latinoaméricana, aunque debería probar... Me han dicho que lea Las venas abiertas de América Latina, así que voy a esperar a que hagas una reseña cuando ya hayas tenido la oportunidad de leerlo, y voy a ver si lo leo o no.
    Besos!

    ResponderEliminar
  5. A los que los leyeron... a los que no... A los que lo conocían... a los que no... A los que les gustaba su pluma... a los que no... A los que les salváste la vida Eduardo... a los que no... A los que ahora leen ésto y no entienden nada... Hace horas, nada más que horas... te me fuiste. Te nos fuiste. Me levanté con esa angustia mañanera, como un ave de rapiña que anida sus desgracias en mi pecho. Sentí que frío me iba a encojer el alma de un tirón, en cualquier segundo, en cualquier corte de luz. Y la noticia llegó. Aunque llegó de la voz más suave, ténue y dulce que hoy conozco, llegó: "Falleció Galeano". La tierra se partió en dos, y vos ahí, en el medio, diciendo basta. Me acuerdo cuando en clave de sol dibujáste en el aire desde España, ésta frase: "Y nada tenía de malo, y nada tenía de raro, que se me hubiera roto el corazón, de tanto usarlo.". Tengo ganas de llorar. Pero no lo voy a hacer. Voy a reir. Con la boca ancha como el horizonte, y los dientes brillantes como el amanecer. Lo voy a hacer en honor a vos Eduardo. En honor a las veces que metiste las manos en el barro y me sacaste del peor de los abismos. Las veces que pusiste tus letras ante mis pupilas y me diste de mamar. Me brindáste algo que no se enseña en las casas. Algo que no se aprende ni en las escuelas ni en la calle. Y yo, desde el momento ese en que leí "Patas Arriba" (lo que me llevó después a leer cada uno de tus libros), siento que gané un amigo.
    Estés donde estés, Eduardo, de corazón, y con los sueños en cada una de mis gotas de tinta: GRACIAS...

    “Al fin y al cabo, somos lo que hacemos para cambiar lo que somos”

    ResponderEliminar