Cicatrices

Falta cada vez menos para terminar el cuatrimestre en la facultad, y por más que en este último tiempo me moría por reseñarles varias cosas, llega un momento en que hay que poner en la balanza ciertas prioridades. Sin embargo, aquí volví, con la escusa de un domingo lluvioso, que da para hacer muchas cosas (entre ellas, dormir) pero antes, quiero reseñarles un libro que terminé hace poco y que lo conocí gracias al club de lectura que estamos teniendo en una de las materias anuales que estoy cursando en la facultad. En este espacio vamos a leer seis libros (los cuales pienso reseñar para el blog, todos), y el primero que me tocó fue Cicatrices de Juan José Saer. 




Luis Fiore, obrero metalúrgico, asesina a su mujer en la noche de un 1° de mayo. El episodio sirve de base a las cuatro historias que integran esta novela. Una interrogación sobre el funcionamiento del mundo, sobre el conflicto entre el caos y el orden, sobre la posibilidad del conocimiento y la irrisión de la experiencia humana. 

No es la primera vez que digo que tengo cierto rechazo a la literatura argentina. Hay miles de libros que son increíbles, como también muchos escritores que la verdad es que son un orgullo nacional. Que posea cierto rechazo no quiere decir que no haya disfrutado de muchos libros, cuentos y ensayos, ni que tampoco sepa valorar a los grandes de la literatura argenta, que aumentaron el nivel cultural de este país. Sin embargo, me suele suceder que esos libros recomendados por los profesores (ya sea del secundario o de la facultad) por lo general, no me gustan o me cuesta tener una buena conexión con ellos. Algo que me pasó, con el libro que voy a reseñar hoy.

Cicatrices está compuesto por cuatro historias relacionadas entre sí, pero desde diferentes tipos de narradores, desarrollando diferentes situaciones. La esencia de las historias son llamativas, y personalmente me  atrapan, ya que es un libro cien por ciento llevado a la realidad social, por lo que no nos encontramos con problemáticas poco creíbles, todo lo contrario. Sino con una sociedad de hombres machistas, con problemas personales, abusivos, donde también se mezcla con tópicos como el sexo, el amor, el desamor, el alcohol y los conflictos familiares.

La historia está repleta de detalles que me aburrieron totalmente, como las explicaciones de las calles, los caminos tomados, así también detalles a la hora de explicar los juegos, ya sea el pool, las cartas y las apuestas. Muchas páginas dedicadas a estos detalles, que personalmente se me hicieron densos, cuando hubiese querido más desarrollo de la trama de cada personaje. 

La idea de dividir la historia en cuatro puntos de vista, que están relacionados únicamente por un crimen y cuentan detalles muy diferentes, fue una gran idea. Sin embargo, la primer historia (que es mi preferida) queda con un “final” abierto, el cual me hubiese gustado que se terminara de desarrollar. Y ese es mi problema, me encontré con un libro que tiene mucho desarrollo, y poco desenlace. Por lo que me costó darle una interpretación más allá de lo que leí. 

Puedo argumentar este hecho, diciendo que no estoy acostumbrada a la literatura de Saer, no obstante, este libro con un desarrollo amplio, y no dejando tantos cabos sueltos, me hubiese impactado de otra forma. Aunque debo destacar que tiene una forma de escribir, muy particular, llamativa, que hizo que me enamorara de muchas frases.


“No tengo ningún método seguro para ganar, dije yo. Tengo incluso certeza de que voy a perder. Pero quiero jugar. Si tuviese algún método seguro para ganar, no jugaría más.”
 
                                                                Puntuación 4 de 10


3 comentarios:

  1. Hola!
    No conocia el libro pero que este narrado de esa forma me dan ganas de leerlo. Ya mismo me anoto el nombre para darle una oportunidad en un futuro.
    Besos!

    ResponderEliminar
  2. De Saer leí hace muchos años La pesquisa, que es una novela policial y me gustó. Me gustaría leer otros libros de Saer, es un escritor muy reconocido. Este me parece interesante por lo de los cuatro puntos de vista así que seguramente alguna vez lo voy a leer. Besos!!!

    ResponderEliminar
  3. Hola Nati! Genial la frase que elegiste! Qué aburrida sería la vida si tuviéramos la solución a todo por adelantado! Comparto con vos en lo que refiere a la literatura argentina. Siento esa especie de rechazo, no sé por qué, aunque sospecho que es por los modismos y porque por lo general, los personajes fuman en los libros argentinos. Eso es algo que definitivamente no me gusta. O hacen escenas demasiado largas, como en el cine. En fin, qué bueno que tengas una materia en tu carrera que te haga leer. Yo estudié Comunicación también, aunque en otra universidad, y no teníamos ese privilegio.

    Un besooo,

    Pao.

    ResponderEliminar