Agente 007: Spectre

¡Hola a todos los lectores abandonados por esta administradora colgada! Mil perdones, pero los parciales me están consumiendo. Si sale todo como está planeado, esta es la última semana de rendir exámenes, por lo que la semana que viene ya el blog vuelve a estar activo. Tengo muchas cosas para reseñar y antes de fin de año tengo una sorpresa para el blog. Sinceramente, tengo muchas ganas de liberarme de la Universidad para ponerle más empeño a este lindo proyecto, que es Khaleesi. En el día de hoy, van a  tener una reseña hecha por Terco, de Spectre, la cual vimos este fin de semana. Agradezco especialmente a Terco por haber hecho la reseña y ser el causante de la vuelta del blog a mediados de noviembre. Se las comparto a continuación:

Dicen que el fin justifica los medios. Pero muchas veces pienso que es al revés. Que los medios, generalmente, determinan el fin. Y fue lo que nos pasó con la editora de éste blog, al dirigirnos al cine, juntos a ver de qué se las traía el nuevo señor Bond. Ustedes se preguntarán: ¿qué pasó? Básicamente un rejunte de momentos ajenos que empañaron el film. Me refiero a que no se pudo disfrutar de la primera media hora de la película porque uno de los parlantes de la sala (para peor, el central) estaba desconado y saturaba todo el sonido; lo que hizo que una de las mejores escenas se nos esfumara como arena entre los dedos. Después de eso (y de levantarnos a pedir que por favor le bajaran aunque sea el volumen para que no nos rompa los tímpanos), siguió el chico de limpieza que abrió la puerta de la salida de emergencias, y cruzó lo más campante por la sala, con dos bolsas grandes de basura al hombro. Al rato las luces se prendieron de la nada. Y después la película se cortó por unos cinco minutos. Imagínense que así arrancó la primera media hora de la película. Por respeto, y no querer embarrar salvajemente la cancha, vamos a evitar decir a qué cine nos acercamos.

Dirigiéndonos de lleno al celuloide, deberíamos aclarar que hacer una crítica de “007 Spectre”, es tan solo dar un nuevo punto de vista sobre las nuevas desventuras de James Bond. ¿Por qué? Básicamente porque se trata de la película número 24 de la franquicia. Y porque Daniel Craig es el octavo agente especial que se pone el traje del agente 007. Con éste mínimo dato, sabemos que los fans (que son los verdaderamente capacitados para criticar) ya han dado sus veredictos. Variados si los hay, con tanto material por analizar.

En los 148 minutos que dura nuestra historia (un poco larga si contamos momentos de divagues, como la canción del gran Sam Smith al principio, que parece colarse en un pseudo-bizarro-videoclip), nos topamos con todo lo que necesitamos que nos ofrezca el Señor Bond. Mucho olor a pólvora, fuego, tecnología de última, y si (por supuesto) los toques de chica Bond. En un principio aplaudo a la gran Mónica Bellucci (la viuda Lucía Sciarra), quien se convirtió en la actriz de mayor edad en interpretar a uno de los tantos amores de nuestro agente secreto, a sus cincuenta años. En segunda instancia, quizá con una actuación que no termina de impactar tanto como su belleza, Bérénice Marlohe (la Dra. Swann) interpreta a la ¿enamorada definitiva? de Craig. Ambas dos marcan tendencia, y aportan lo necesario para que el film tenga ese toque tan personal.

Por otro lado, el mencionado Craig, encarnando a nuestro adorable Bond. La verdad, para mis cortos 28 años, he visto pasar los estrenos de solo dos Agentes 007. Me refiero a nuestro actual anfitrión, y a Pierce Brosnan. Y la verdad es que Craig es diez veces más Bond que ninguno. Quizá tenga mucho que ver la impronta del director (en este caso, el inglés Sam Mendes, quien dirigió “Skyfall” (1012), la anterior película de la franquicia). Pero el mandamás detrás de las cámaras y los guiones, forja una historia que nos llena de asombro y sonrisas, sobre todo respaldada desde los diálogos. Los cuales por momentos no abusan de las palabras, sino de los silencios. Méritos para alguien que sabe comunicar. ¿Y qué decir de nuestro villano? Voy a ser peor que él y no les voy a decir quién es. Pero solo les voy a contar que (en palabras de él mismo) detrás de cada desgracia de James Bond, hace años que está él. Y así se lo demuestra. Lo peor no es que sea realmente el malo del film. Lo peor es que a veces el malo, es quien menos deseás que sea. Y los fantasmas de su infancia, van a volver peor que nunca.

El feeling entre Mendes y Craig logra que “007 Spectre” sea una sana y loca comunión entre las tres películas que anteceden a ésta. Personajes e historias pasadas vuelven a la vida de James Bond, tanto así, como para terminar de definir su futuro, el cual queda con un final abierto a un posible retiro. Por ende, los medios de “007 Spectre” prácticamente determinan el final de la franquicia. O por lo menos, hay olor a eso…

Puntuación Khleesi

                                                                                7 Puntos


 

4 comentarios:

  1. La veo el miercoles.
    Yo tengo la misma edad y solo vi estrenos de estos dos (Tb banco a este) pero me vi algunas de las viejas tb, y sigo bancando a este (?)

    DIgan que cine che, ayudenos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Chucho. Soy Alejandro (Terco, para los que me quieren, cuack), quien realizó la reseña. No quería quemarlos, pero bue. Ante tu pedido, cedemos (?). El cine fue el Atlas de Flores. En realidad es una pena, porque es un cine que aprecio mucho. Jamás tuvimos ningún otro problema. Generalmente es un cine al que (por cercanía) acudimos bastante. Es muy amplio y realmente confortable. Por lo que no voy a dejar de ir ahí. Pero bueno. Creo que valía la pena aclarar que el hecho de que hayan pasado todas esas cosas, influyeron mucho en como terminamos por asimilarla. Gracias por entrar al blog y compartir tu opinión! Un abrazo muy grande!

      Eliminar
  2. Hola! la verdad es que no soy muy amante del cine >-< y si miro películas, generalmente son de aventuras, pero me gustó mucho tu reseña y creo que en algún momento le voy a dar una oportunidad a Spectre, ojalá sea pronto! jaja un abrazo enorme♥

    ResponderEliminar
  3. ¡Holu! ^^ Yo nunca fui particularmente fan de James Bond, pero el tráiler tiene buena pinta, aunque no sé si iría a verla al cine (?) jaja.
    Por cierto, no puedo creer lo del cine D: qué garrón, por Dios. A mí nunca me pasó donde vivo ahora (Mar del Plata) pero mi ciudad natal (Balcarce) es súper chica y solo tenía un cine en el único supermercado grande de allá y era una porquería jaja. Me acuerdo que las películas hasta se cortaban.
    ¡Les mando un abrazo!

    ResponderEliminar