El libro de los abrazos

Siguiendo el hilo de mi proyecto personal basado en la lectura de libros de escritores latinoamericanos, hoy es el día en que les voy a reseñar El libro de los abrazos del escritor uruguayo Eduardo Galeano. No es la primera vez que reseño algo de Galeano, por lo que los invito también a leer la reseña que hice, hace bastante tiempo ya, de Patas Arriba


La reseña del día va a ser muy corta. No por falta de inspiración o porque esté negada con el libro. Nada más alejado a esa idea. Lo cierto es que Galeano habla por sí solo y no queda más para decir, mi idea no es parafrasear, sino venir con una clara intención de “lean el libro” o “no se los recomiendo”, por eso escribo en este blog, mi intención es recomendar o no recomendar. El libro de los abrazos me hizo recordar mucho a Patas Arriba. Este escritor tiene una marca especial, que es un recurso narrativo que se va repitiendo en ambos libros (y seguramente, también, en los otros que escribió pero que aún no leí). Lo que tiene Galeano es que te va hablando con una soltura de hechos, anécdotas y situaciones, que parecen totalmente reales. Algunas de ellas si fueron reales, otras tantas decidió darles un giro y volverlas aptas a su connotación narrativa. En este libro te encontras con historias autobiográficas, históricas, reales, ficticias, reflexiones, poesía pura. No hay un hilo conductor, es un libro que rompe estereotipos, por lo que no se gasten en buscar argumentos, déjense llevar. No fue hecho para seguir un hilo narrativo ya que es un mundo compuesto de muchas formas que al final no son aptas para armar una pieza final, pero que cada uno de los lectores le encuentra un sentido.

La mayoría de las historias que componen el ejemplar son de una carilla, tal vez media. Muy pocas son extensas. La escritura que tiene Galeano es muy visceral, violenta. Y así como en reiteradas veces te va endulzando la lectura con estructuras poéticas y parafraseadas, otras tantas veces te choca contra la cruel realidad y te baja a tierra de un hondazo. En lo personal me pasa que siempre al leer algo de Galeano me quedo pensando mucho. Ya sea sobre política, cultura, como un ente parte de la sociedad, siempre me pongo en un lugar específico de la historia, y de ahí me pongo a ver la realidad con otros ojos. Porque no está errado. No nos habla de fantasía, amor, utopías. Nos disfraza la desnudez. Habla sobre lo que no se habla, de una forma artística. Así como existen bandas que hacen canciones de protesta y canciones para que la gente se despierte de los sueños eternos, Galeano te escribe melodías crudas, reales, ficcionales, suyas. Que fueron parte de su historia, su largo camino. Ese trayecto que lo llevó a conocer diferentes partes del mundo, gente totalmente diferente entre sí. Mediante sus escritos podemos ver que el escritor podía llegar a ver el mundo igual, por más que llevara una venda en los ojos.

Tal vez ustedes piensan que estoy divagando un poco, la verdad es que yo no lo siento así. Es un libro que me encantó y que ayuda a una lectura fácil ya que cada historia al ser corta hace posible una lectura ágil y sin incovenientes del libro. Es cuestión de leerlo con mucha paciencia, ya que leerlo a Galeano no es para nada fácil. Además no todos opinamos siempre lo mismo, ni sentimos un libro de la misma forma que lo siente otro lector.  Desde mi lugar siento que hoy les estoy recomendando un libro interesante para arrancar leyendo a Galeano. Mi próxima meta va a ser leer Las venas abiertas de América Latina. Dentro mio se que se viene un gran desafío al comenzar a leer ese libro tan hablado, discutido, censurado, aclamado, odiado y amado. 

Puntuación 9/10

5 comentarios:

  1. Hola, Nati! cómo estas?
    No leí este libro de Galeano pero lo lo que decís estoy segura de que debo leerlo.
    Si leí Las venas abiertas de América Latina y me encanto, estoy segura de que lo vas a disfrutar mucho.

    Saludos,
    Male.

    ResponderEliminar
  2. Galeano, junto al Negro Fontanarrosa, son los únicos que me crean la sensación de, que al leerlos, los tengo frente a mí en una mesa de bar con unos café recién hechos mientras me cuentan sus historias jeje

    Me leí Los hijos de los días. Cada página es un día del calendario, y una historia. Me encantó! Con todas las letras. Y las ganas que tengo de hacerme con un ejemplar de Las venas y de Fútbol a Sol y Sombra son terribles!

    Saludo vulcano,
    RM

    elpacientedearkham.blogspot.com.ar

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sabias palabras las tuyas. Tanto Eduardo como el Negro, son dos de los poetas mas descarnados de éste lado del hemisferio. Particularmente prefiero: "Patas Arriba" y "La Mesa de los Galanes" (o "Negar Todo"). Pero cada uno a su manera, tiene esa forma simplista y rebuscada, mágica y sencilla, de ponerte de pie frente a una realidad que te puede hacer llorar de risa, o enmudecer de dolor. Ambos, por misma partida, son lecturas obligadas para cualquiera. Te felicito por tus gustos Ramiro.

      PD: Excelente reseña Señorita Beroiz !

      Eliminar
  3. Hola!! No lo conocía y la verdad que hablas tan bien de él que dan ganas de leerlo :D

    besos!

    ResponderEliminar
  4. Hola¡¡ No conocía nada este libro, pero la verdad aunque cuantas muchas cosas buenas sobre el libro, no me llama demasiado la atención. Este lo voy a tener que dejar pasar. Un besito guapa, nos leemos :)

    Por cierto ya te sigo¡ :)

    ResponderEliminar